2015/03/15

NARCISOS DEL SUR Y OESTE PENINSULAR

NARCISOS DEL SUR Y OESTE PENINSULAR
(del 7 al 15 de Marzo de 2015)


Estimados amigos del IAN, disculpad la tardanza en relatar la salida extraordinaria del Herbario Digital en busca del narciso perdido, pero todo llega.

PRIMERA JORNADA

Un año más, cuatro socios del IAN, Brian, nuestro presidente,  Antonio González, Pello en la organización, y yo mismo,  relator y logista, nos lanzamos a la aventura de  recorrer media Península para localizar y fotografiar narcisos y otras plantas lejanas.

Partimos  el 7 de Marzo, a las 4 de la madrugada, y tras una pequeña parada para reponer fuerzas a base de torrijas, llegamos de amanecida a Collado Hermoso, en Segovia, con una mañana helada y, después de un paseo por los alrededores,  comprobamos que el campo seguía todavía dormido, y la floración de los narcisos no había  llegado, como era de suponer en esta zona.

Todo seguido, nos plantamos en Peguerinos, bonito pueblo de Ávila. Subiendo un arroyo y por un precioso pinar de  P. sylvestris, no encotramos el N. asturiensis, pero si el tempranero  Crocus carpetanus , además de amables excursionistas.

Un poco desengañados, marchamos hacia Navamorcuende, ya en Toledo ,y comimos en el Piélago. Solecito y vistas preciosas al valle del Tiétar.  Despues de colarnos por una pista forestal prohibida,
1
con la excusa preparada,  ascendimos al Pico de las Cruces, localizamos el N. rupicola (foto 1 ) y la Romulea bulbocodium.

Desde alli y, sabiendo que el camino era largo, fuimos hacia nuestro primer lugar de descanso, Fuencaliente, en la Sierra Morena de Ciudad Real.

Íbamos cansados y un poco mohínos por el escaso botín, pero al pasar por las lagunas de Ruidera, ya atardecido, vimos un espectáculo de documental de la 2, una zancuda contra el sol poniente, y éste enrojeciendo toda la laguna. Eso bastó para animarnos en el camino a Fuencaliente, famoso por su balneario y sus pinturas rupestres.

SEGUNDA JORNADA

2
Ya bien desayunados y descansados, en el mismo término municipal, en Sierra Morena, en las Vaquerizuelas, vimos el N.triandrus ssp. pallidulus, el  N. bulbocodium y el híbrido de ambos,el N.x rozeirae. (foto 2) . Punto a nuestro favor.

En el mismo paraje, y siguiendo el arroyo de las Ollas, justo al llegar a su nacimiento, en lo alto de una cascada y entre las rocas, apareció el maravilloso endemismo que buscabamos: N. muñozii-garmendiae (foto 3).Como diría nuestro amigo Jose Ramón : ” essspec-ta-cular.”

3
Marchamos hacia el monasterio de Santa María de la Cabeza  (foto A) y, después de un par de vueltas por sus alrededores, comprobamos que estaban ya marchitos los narcisos que íbamos a ver, excepto el N. jonquilla, ya localizado el año pasado. Allí mismo comimos, con vistas a Sierra Morena, un comedor panorámico.

Partimos hacia el siguiente destino, Riofrío, en plena sierra de Cazorla, cerca del Parador Nacional.Según íbamos bordeando la sierra, el aire alrededor se puso amarillento, debido a la puesta del sol en el horizonte y todo alrededor parecía dorado, el aire, los olivares y la montaña.Con esta imagen llegamos a un apartamento en Riofrío. Buena cena y a dormir.

A


TERCERA JORNADA

B

Amaneció el día con un grado bajo cero, pero los paisajes de olivares nos calentaron. Subimos hacia el Parque Nacional de Cazorla (foto B) y en el paraje de Fuente de Acero, entre pinares de P. nigra, se nos acercó un  zorro con su espléndido jopo, que, dando vueltas alrededor, parecía reclamar el tributo por visitarle: en cuanto le dimos unos pedazos de pan, nos ganamos su confianza.

4


Allí mismo localizamos el N. hedreanthus (foto 4) y bajando hacia el arroyo Guadalentín, el N. longispathus (foto 5), que justo estaba empezando la floración.



Después de comer, dimos un paseo por un barranco cercano al nacimiento del Guadalquivir, la Cerrada de Utrero y vimos la Scilla reverchonii. Nos quedaba un largo camino por delante y partimos hacia Ronda, no sin antes parar enfrente del pueblo de Cazorla para despedirnos de él.
Llegamos ya bien anochecido a Ronda y, aunque cansados enseguida vimos que era una ciudad preciosa .  Mañana sera otro día, pensamos: hoy toca descansar en el céntrico Hostal Virgen del Rocío, regentado por un andaluz de Zaramaga.

5

CUARTA JORNADA.

6
Saliendo temprano, nos acercamos a la sierra de las Nieves, y allí, entre corzos y roquedos calizos, localizamos rápidamente el N. assoanus y el  N. bujei  (foto 6) y en en lo alto de la sierra, un viejo pinsapar; un paisaje único en toda la Península.

7
A la tarde, fuimos, tras un viaje por caminos de cabras, a los Llanos de Líbar, un valle precioso con un fondo amplio y totalmente llano. Después de comer debajo de una colosal encina (foto C), recorrimos todo el valle con un paisaje de praderas verdes, arroyuelos serpenteantes, manadas de caballos, cortijos y vetustas encinas. Allí localizamos el N. cerrolazae (foto 7), Iris planifolia y Viscum cruciatum, con bayas rojas.Bajamos de nuevo hacia Ronda y descansamos.

C

QUINTA JORNADA

D
Hoy, para relajarnos, sobre todo del esfuerzo de los viajes, damos un paseo mañanero por Ronda (foto D), y quedamos impactados por la belleza de la ciudad y su paisajes al amanecer.
8
Partimos y, ya pensando en el sur de Portugal, paramos en Montecorto, Málaga, donde cerca del pueblo, localizamos el N. papyraceus (foto 8),  con sus vistosas y olorosas flores blancas .También visitamos al N. cerrolazae, en su localidad clásica, la Barlia robertiana,y la escasa Triguera osbeckii.
Seguimos viaje y ,ya en Huelva, al lado de la desembocadura del rio Piedras y después de muchos paseos, vemos el N.x wickertii (foto 9), con sus “padres” N. papyraceus y  N. gaditanus.
9
Como íbamos un poco apurados de tiempo, aceleramos hacia Portugal, pero ya anocheciendo, nos detenemos en Albufeira, subimos hasta el castillo árabe de Paderne y, bajando hacia el arroyo que lo circunvala, debajo de un puente romano y en un momento mágico (foto E), vemos el notable endemismo del Algarve N. wilkommii (foto 10), al que tuvimos que fotografiar con flash ya que se nos hizo de noche. Un día fructífero en el que éste último narciso parecía decirnos: “Bem-vindo a Portugal”.



10

E


F
SEXTA JORNADA

11
Ya en el cabo de San Vicente (foto F), el día salió fresco, brumoso y con un poco de viento, pero con vistas maravillosas desde el córner SW de la Península. Además vimos el N. obesus (foto 11) y la Cerinthe gymnandra.

Subiendo hacia el norte y, para desengrasar de narcisos, en Aljezur, cerca de la playa, vimos la  Orchis italica, la  verdadera Ophrys tenthredinifera , la  Scilla monophylla y el eléctrico color azul de la Lithodora lusitanica.

G
Al llegar a  la península de Troia, atravesamos la desembocadura del Sado, en un ferry (fotos G y  H) con el sol entre brumas, pero todavía, y  ya anocheciendo, subimos a la sierra de la Arrábida, donde vimos la Gennaria diphylla. La tripulación estaba a punto de amotinarse y nos retiramos por babor. Llegamos agotados al camping donde descansamos esa noche.




H
SEPTIMA JORNADA

La mañana salió fresca, pero nada más desayunar, salimos hacia Ferreira do Zezere y justo al lado de
12
su cementerio, y sin confundirnos, vimos el N. confusus (foto 12), el más grande del viaje, y un poco más adelante el N. triandrus ssp. lusitanicus (foto 13).
13
Ya en Carregar do Sal y al lado de la carretera, vemos el los N. scaberulus, N x carringtonii y el N. triandrus ssp. triandrus, con su intenso olor. (foto I)
Anocheciendo, atravesamos el Miño y llegamos a Ribadavia, donde aprovechamos para reponer fuerzas con pulpo, anguilas y ribeiro. Todo muy rico.
A descansar en la casa familiar de Antonio, en Veronza Mayor, pueblo granítico y precioso de la Galicia profunda.(foto J)




J

I
OCTAVA JORNADA

14
K
Esa misma mañana, ya localizamos en Prexegueiro, al lado del rio Cerves el N. cyclamineus (foto 14),  único por su forma estilizada. Volvemos a verlo en A Franqueira, destacado hito del camino compostelano, donde también es digno de verse su  precioso templo medieval y su clásicos hórreos, todo en su personal granito.
La tarde la dedicamos al “turisteo”, dando un tranquilo paseo por Ribadavia, (foto K) con su castillo,y su antigua judería, donde Pello volvió a saludar a una anciana que regentaba una pastelería de dulces sefardíes y que veinte años atrás conoció en otro viaje. (foto L).
L

NOVENA JORNADA

15
Ya nos levantamos con Vitoria en nuestro ánimo, pero aún paramos en A Gudiña, y al lado de la estación vimos el  N. asturiensis ssp. asturiensis (foto 15) , que todavía conservaba la escarcha de la mañana y, en Pradorramisquedo, Viana do Bolo, el  N. bulbocodium. Paramos a comer en Sanabria y, como de costumbre , en Pancorbo, para ir aclimatándonos. De noche, también como es habitual, en Vitoria y cada uno a su casa.






Posdata

Este viaje, aparte de pasármelo estupendamente, me ha servido para comprobar varias cosas:
que los narcisos son preciosos y diversos; que los paisajes de España y Portugal son espectaculares; que Antonio es un estupendo anfitrión, y no lo digo solo por el orujo y el ribeiro; que Brian es un gran y paciente conductor y que Pello es un maestro organizando este tipo de viajes (4000 km) .

Los detalles técnicos, en el Herbario.

Un saludo para todos

Juan Pedro Solís

2014/11/10

CON LAS BOTAS PUESTAS

Acabo de volver de la ceremonia de incineración de los restos de Mario Laurino. Es
difícil de creer; nos sucede cada vez que alguien cercano se va. Mario era cercano, quizá no en su vida y actividades privadas, pero para todos los miembros del IAN su figura y su colección osteológica formaban parte del paisaje. Era extraño acudir a la sede y no encontrarle enfrascado en su tarea de minucioso clasificador. Seguramente la didáctica no era su fuerte, así que a pesar de que muchos encontrábamos fascinantes sus hallazgos, lo cierto es que Mario era una especie de “lobo solitario” de la Ciencia. A pesar de ello, creo que Mario sí deseaba comunicar y transmitir, de lo que dan fé las deslumbrantes exposiciones que organizó y, por qué no decirlo, sus prolijas charlas cuando tenía oportunidad de disponer de escuchantes.

Literalmente, Mario arrancó a las entrañas de la tierra capítulos completos de su
historia. Por desgracia no llegó a escribirla ni publicarla, pero las hojas del libro y los
párrafos del texto están allí, en las estanterías del IAN, en forma de cráneos y vértebras llegados del lejano Cuaternario. Es posible que el pasado nos interese por lo que tiene de explicativo del presente y de predictor del futuro. Pero ahora también quiero pensar que el trabajo de investigadores como Mario tiene motivaciones mucho más profundas. Porque pueden insuflar nueva vida a criaturas que estuvieron vivas hace miles de años. Si no morimos del todo mientras alguien nos recuerde, entonces Mario tenía un poder auténticamente telúrico, y revivió con su trabajo a uros y osos cavernarios, leones y hienas, linces y rinocerontes lanudos.

El destino encontró a Mario haciendo lo que deseaba hacer, catalagando simas y
reconstruyendo el viejo puzle de la vida. Ninguno sabemos el día ni la hora, pero creo que Mario tuvo un privilegio al alcance de pocos. Como el de Custer en Little Big Horn.

Morir con las botas puestas.



Texto: José María Fernández García
2014/08/20

Salida de Odonatos fluviales cerca de Delika con Josean

Por fin llegó el verano y ese sábado de julio con su salida bienal de Odonatos que los asiduos esperamos con verdadera ilusión tras dos años oteando las aguas e intentando identificar caballitos del diablo y libélulas verdaderas, como nos ha enseñado Josean, claves en mano.  Algunos necesitábamos un repaso urgentemente.

Había además tres personas nuevas en el grupo de 15 que enfiló en Delika, por el camino del Infierno,  nombre del bar del lugar que pasamos alegremente, hacia el agua cercana. Hablábamos del tiempo, que resultaba fresquito, y del viento, que tan poco gusta a las libélulas, y mirábamos con ansiedad el cielo.  Josean nos empezó a explicar en un claro, con ayuda de varias tabletas y buenas fotos de las libélulas alavesas, lo que podíamos esperar ver y encontrar. En ello estábamos cuando se abrieron los cielos y comenzó el diluvio. Corrimos de regreso a refugiarnos en el Infierno, tan a mano y acogedor, donde seguimos con el cursillo, alrededor de un  café, haciendo incluso unos ejercicios de identificación muy entretenidos. Los nuevos salieron de allí preparados para los siguientes destinos.

Nos acercamos a la balsa de la Rondina, aprovechando que había escampado a mediodía, y allí bajo la Peña de la virgen de la Antigua y las montañas azules de la zona, entre Delika y Orduña,  revoloteaba el Anax imperator,  y buscando mucho y usando el cazamariposas pudimos observar de muy cerca otros tres géneros: Coenagrion scitulum,  Ischnura graellsii y Platycnemis latipes.

Josean nos llevó a comer a un rincón muy especial y adecuado par ver Odonatos: la fuente de la teta. Había merendero, fuente  y riachuelo además de un precioso estanque donde se reflejaban los grandes árboles.  Allí fue donde vimos el Calopteryx virgo, ya que la salida estaba centrada en los Odonatos fluviales y este caballito del diablo es grande y de una belleza espectacular. Sólo había un ejemplar porque el tiempo estaba fresquito, pero empiezo a sospechar que Josean les silba y vienen… También aparecieron  Coenagrium mercuriale,
que es además raro, Ceriagrion tenellum y larvas de Libelula depressa.

Para terminar ya en Vitoria, nos acercamos a las charcas de Zabalgana donde avistamos Lestes sponsa y Sympetrum meridonale.

Sin duda, tras este estímulo, los participantes mantendremos los ojos abiertos a estas fascinantes criaturas en los días cálidos del verano,  cuyas costumbres y peculiaridades no dejan de interesarnos y ya sabemos como se las gastan a la hora de aparearse.



Texto y fotos: Carolina Larrosa
2014/08/19

Salida de dibujo del natural e iniciación a la acuarela

Durante la mañana que dedicamos a la acuarela el cielo estuvo un poco nublado, uno de esos días melancólicos del verano en que el paisaje se muestra más pesado, sin contrastes nítidos. Nos situamos sobre la colina donde se encuentra el cementerio de Mendijur. A un lado y otro se extienden llanuras que alternan campos de cereal, árboles y pantanos. A lo lejos, las montañas se van aclarando y dan cuenta de las distancias.

Todo esto se encontraba de alguna manera en las acuarelas realizadas por el grupo. Intentando librarse, en la medida de lo posible, de prejuicios, cada uno inició una relación con el paisaje al que se enfrentaba, siendo la acuarela la mediadora entre él o ella y el paisaje.  Antes de comenzar, y para centrarnos en esta idea, leímos esta cita de John Berger:

“El impulso de pintar no procede de la observación ni tampoco del alma, sino de un encuentro: el encuentro entre el pintor y el modelo (…)  Cuando una pintura carece de vida se debe a que el pintor no ha tenido el coraje de acercarse lo suficiente para iniciar una colaboración. Se queda a una distancia “de copia”. (…) Acercarse significa olvidar la convención, la fama, la razón, las jerarquías y el propio yo”. (1.)

Tratando de resolver los problemas de representación que el paisaje exigía, cada uno fue elaborando una técnica propia basada en su experiencia particular. Dejando a un lado las convenciones que se le atribuyen a la acuarela comenzamos a pintar observando atentamente la naturaleza pero también prestando atención al comportamiento de la acuarela. En ocasiones aprovechando ciertos “errores” como posibles soluciones técnicas. Aceptando que la acuarela es un medio poco dócil y respetando su naturaleza y cualidades.

En el primer ejercicio tratamos de cambiar la manera de mirar a la que estamos acostumbrados. En su trabajo, el pintor tiene que atender a muchos factores a la vez: claroscuro, dibujo, color, composición... esto puede saturar y bloquear a alguien que empieza a pintar. Para focalizar toda nuestra atención en uno de estos aspectos, se
propuso utilizar únicamente un color. De este modo atenderíamos solamente a las variaciones claro y oscuro. Al mismo tiempo, este ejercicio es un buen entrenamiento para sintetizar y estructurar la imagen.

A medida que avanzaba la mañana y salía el sol, cada cual avanzaba en el camino que había emprendido. En las puestas en común de los ejercicios apreciábamos cómo se había llegado a resultados inesperados y muy diferentes entre sí. Comprendimos que la técnica no era una “manera de hacer” preconcebida sino que surgía de una verdadera relación con el motivo, del estar aquí y ahora.

Gracias por la buena disposición y entrega de todos los que estuvisteis. Los resultados fueron fantásticos. Gracias a Brian y a Begoña por la organización y amabilidad. Espero que repitamos y nos veamos pronto de nuevo.

Raul Dominguez

Ver mas fotos aqui.

1. John Berger, Algunos pasos hacia una pequeña teoría de lo visible
2014/07/15

Observación de Pícidos en Zilbeti 29-30 marzo 2014

Aran Marcos

Pinchar aqui para fotos de la salida.

MARIPOSAS Y MITOLOGIA

La salida en un principio anunciada para el domingo tuvo que adelantarse al sábado ante las previsiones de mal tiempo, lo que motivó que gran parte de los apuntados no pudieran acudir. Finalmente fuimos seis los entusiastas entomólogos que nos juntamos para disfrutar de estos bellos insectos.

Este año contaba además con la novedad de la mitología clásica que curiosamente está muy presente en los nombres científicos de los ropalóceros. Para empezar por el origen de todo, tocó mencionar a Carlos Lineo: Comentamos un poco su biografía, pero sobre todo, su gran obra, Sistema Naturae, en la que propuso una taxonomía sencilla y una sistemática artificial pero muy atractiva, que enseguida tuvo su reconocimiento y fue adoptada por la comunidad científica. Hablamos de cómo desarrolló la ingente labor de poner nombre a cerca de 12.000 especies animales y vegetales, e indagamos en sus virtudes: la capacidad de trabajo y de observación, el carácter metódico, sus conocimientos botánicos y de cultura clásica y la capacidad de persuasión para
"vender la moto” desde Suecia (y sin internet) al resto de Europa; y también en sus defectos: falta de modestia, creacionismo, su presunta obsesión sexual y la “mala baba”, como lo demuestra el hecho de poner el nombre de uno de sus detractores a una mala hierba.

La mañana en el bosque de Armentia transcurrió muy amena entre capturas y “zulas” (más de éstas que de aquéllas, que todo hay que decirlo, en favor de las aparentemente distraídas y frágiles mariposas) y de mitos griegos, que algunas veces nos certificaban lo apropiado del nombre, como en el caso de las engreídas Piérides, que tras perder su apuesta, las Musas fueron transformadas en urracas, y curiosamente las mariposas del género Pieris son blancas con manchas negras al igual que dichos córvidos; o el satírido Pararge aegeria que habita en el interior de los bosques donde abundan las fuentes, como en la que se convirtió la ninfa Egeria Arginys paphia que podría representar las lagrimas de la plañidera Pafia a la muerte de Adonis, o las colas de los liciénidos del género Satyrium que podrían hacer recordar a los cuernos de los sátiros, híbridos de hombre y macho cabrío. Y también los hubo totalmente desconcertantes como los géneros de los Hespéridos Thymelicus (músico) y Ochlodes (tumultuoso).
de tanto llorar la muerte de su querido Numa. Otros eran mucho más inciertos, como el reverso del ninfálido

El recuento dio un total de veinte especies, con representación de todas las familias principales. Lo mejor (aparte de la caña final) un grupo de Meliteas
confiadas que ajenas a todo se daban un festín de polen de centaureas, e
incluso las hubo que se atrevieron a posarse en los entomólogos.

Especies:

Hespéridos
Ochlodes sylvanus
Thymelicus lineola




Liciénidos
Polyommatus escheri
Satyrium ilicis


Ninfálidos
Argynis paphia
Argynis aglaja
Limenitis camilla
Meitea athalia
Melithea parthenoides


Satíridos
Maniola jurtina
Coenonimpha arcania
Brintesia circe
Melanargia galathea
Ararge aegeria

Papiliónidos
Papilio machaon

Piéridos
Colias croceus
Gonepteryx rhammi
Pieris brassicae
Pieris napi
Pieris rapae

Texto: Raul Martinez

Fotos: Brian Webster

Mas fotos aqui https://www.flickr.com/photos/118485008@N08/sets/72157645573049841/


Ver la ficha de seguimiento de mariposas de Raul aqui https://app.box.com/s/d4qxo2hfubouob5uon90
2014/02/21

Los Colores de los Líquenes


En esta la última charla programada en Ataria con motivo del 25º aniversario del IAN, nuestra socia, Beatriz Fernández Marín, nos acercó al mundo fascinante de los líquenes. A pesar de la lluvia y el frio, acudieron a la cita más de 20 personas, todo un éxito.

En la primera parte de su intervención Bea nos explicó que los líquenes son unos seres enigmáticos, formados por un hongo y un alga microscópica, que se desarrollan en una relación simbiótica que modifica su morfología, fisiología y bioquímica. Debido a su peculiar estrategia de vida y a su pequeño tamaño, pasan a veces desapercibidos. Sin embargo, están intrínsecamente presentes en nuestro entorno (incluyendo el urbano) e incluso en nuestra vida cotidiana (en forma de cosméticos y otros productos). Se estima que el 6% de la superficie terrestre de nuestro planeta está ocupada por líquenes.

Además de desempeñar papeles ecológicos imprescindibles en su medio natural, los líquenes representan una herramienta muy útil en el estudio de la contaminación atmosférica, representan una fuente de recursos aún sin explorar y nos hablan del grado de salud ambiental del lugar en el que se desarrollan.

A continuación, abrimos los paraguas para realizar una breve salida por Salburua con el objeto de recoger unas muestras de los líquenes presentes en el entorno.

En la tercera y última parte de la presentación, se examinó la morfología de algunas especies remarcables de macrolíquenes de Álava y, con la ayuda de diversas guías de campo, se identificaron algunas de las más sencillas


Se extrajeron sustancias liquénicas con disolventes orgánicos y se observó su microcristalización al microscopio. Se emplearon test químicos sencillos utilizados en quimiotaxonomía y se observaron las propiedades fluorescentes de algunas sustancias liquénicas mediante iluminación de los especímenes con luz ultravioleta.

Finalmente, se evaluó la capacidad de los líquenes para sobrevivir en estado deshidratado mediante medidas de fluorescencia de la clorofila durante su rehidratación.


Textos y fotos Bea Fernández y Brian Webster



2014/01/13
SANTOÑA - COLINDRES.  Primera salida de aves del año

Esta noche es de esas en las que, al cerrar los ojos, el vuelo de las aves  aún permanece en la retina y te adentras al mundo de los sueños, siguiendo la estela que el día te ha dejado.

 Un día de gente maja, como ha dicho Brian, este hombre generoso que hoy ha olvidado su cámara para llevarnos hasta Santoña, con su habitual rayo de sol bajo el brazo.
Gente maja de diferentes lugares, Madrid, Santander, Alemania, Pontevedra, Cáceres, o Bilbao..., con un idioma común: unas ganas de observar, conocer y pasar un buen día.
Parece que también somos aves en vuelo los amantes de las aves.
Esta es la lista de especies que hemos disfrutado:

Colimbo grande, Gavión, Arao común, Cormorán moñudo, Cormorán grande, Garceta común y Garza real, Martín pescador, Zarapito real, Correlimos común, Somormujo cuellirrojo, Negrón común, Zampullín cuellinegro, Zampullín cuellirrojo, Silbón europeo, Chorlito gris, Archibebe claro, Ansar común, Alcaraván, Barnaclas carinegras, Alca, Espátula, Porrón bastardo, Gaviota patiamarilla, Gaviota sombría y Gaviota reidora...

...Y los Charranes patinegros, tirándose en picado al mar, como arpones, o haciendo quiebros en el aire, dejándonos siempre con la boca abierta.
Hoy soñaré con ellos.


Aran


2013/12/05

Olarizuko lorategi botanikors bisita

El sábado, 23 de noviembre de 2013, se organizó una visita al Banco de Germoplasma del Jardín Botánico de Olarizu.El Conservador del Jardín Botánico, Agustí Agut, nos ofreció una breve introducción histórica del proyecto en la que apuntó que la idea original de crear un jardín botánico se remonta a los años 70 del siglo pasado. Nos explicó que los primeros jardines empezaron a aparecer hace más de 4.000 años en China, Mesopotamia, Egipto y Creta, creados para el cultivo y estudio de plantas medicinales y decorativas.


Tras un detallado repaso a los otros jardines botánicos en la Península Ibérica, nos habló de la situación actual de los jardines botánicos en el siglo XXI, los retos de futuro, colecciones (planta viva, banco de germoplasma y herbario), proyectos de conservación de flora, actividades de educación ambiental, colaboración, coordinación y asesoría botánica en otros proyectos, etc.


Acto seguido visitamos a las instalaciones del Banco de Germoplasma y las colecciones de planta viva: Arboreto de los Bosques de Europa, Lago, Mirador, parcelas de conservación de flora amenazada y restauración de hábitats (Robledal de Olarizu, trampales y prado-juncales de las Campas de Olarizu), parcelas experimentales de cultivo de flora amenazada, etc.


Agustí puso tal pasión y elocuencia en explicarnos todos los entresijos del proyecto, la ejecución y las distintas fases que está siguiendo así como sus objetivos y proyectos, además de las dificultades que hay que ir superando, que se nos pasaron las horas, incluso la hora de comer,  y metimos la cabeza hasta en los frigoríficos y semilleros en un ambiente gélido, necesario para mantener las semillas conseguidas con tanto esfuerzo y un protocolo científico.


La biblioteca, abierta al pública en horario del CEA, también está dedicada a la naturaleza y a nuestra disposición.

El lago, que se ha escavado en una zona con tendencia a inundarse, ha dado ya muchas satisfacciones; entre ellas una población de odonatos muy diversa que Josean lleva censando desde el primer año. Sin embargo, nosotros pasamos más bien frío porque el día era gélido y húmedo, pero pudimos admirar lo crecidos que están ya algunos árboles, el progreso de los arbustos, la distribución de los espacios y habitats así como la existencia de plantas curiosas, que se van aclimatando bien.



Ahora uno de los desafíos urgentes para este Jardín botánico de Olarizu es conseguir fondos para ir poniendo letreros a las numerosas plantas que ya se han instalado en él con para que todo el mundo pueda disfrutar y aprender con ellos.


A raiz de una propuesta espontanea, Agustí nos va a ayudar, con el proyecto de plantar unos robles en el sitio adecuado que el municipio nos ofrezca en honor y recuerdo de Pedro Uribe-Etxebarría y de todos los socios fallecidos del IAN para que tengamos un bosque testigo del IAN, ni del Terciario ni del Cuaternario, sino del ahora y del siglo XXI. “El arte y la vida pasarán, pero la naturaleza siempre sobrevivirá”, que decía el francés Rousseau. Lo podríamos cuidar y ver crecer, mientras nosotros crecemos con él. Sería la arboleda de Pedro para los íntimos, y el bosque del IAN para todos los demás, los que están por venir y vendrán y a los que la vida nos hará pasarles el testigo y el bosque.

      
El Instituto Alavés de la Naturaleza tiene ya 25 años y es un jardín silvestre donde han florecido todas las ciencias y la planta rara de la amistad y la colaboración. Le daremos unas semillas a Agustí para que nos las guarde en su Banco de germoplasma, semillas de Ciencia, Divulgación y Conservación, ya que los tres pilares sobre los que se asienta el IAN son los mismos que persigue este ambicioso proyecto en Olarizu. Por si las moscas.

Texto y fotos de Carolina Larrosa y Brian Webster

Gu

Instituto Alavés de la Naturaleza-Arabako Natur Institutua (IAN-ANI) kultura- eta zientzia-elkartea da, irabazasmorik gabekoa; 1988an sortu zen legez (elkarteen erroldan: A/1287/88), 1973tik jadanik Agrupación para el Estudio y Protección de la Naturaleza en Álava (AEPNA) baldin bazegoen ere, horren aitzindari zuzena. 1997ko martxoan, gainera, gure elkarteak onura publikorako adierazpena jaso zuen.

Ikusiena

Artxibategia